Blogs

Violencia hacia la mujer: Algunas respuestas y mucho por hacer

La violencia doméstica en Venezuela se recrudece dado los altos niveles de impunidad del sistema de justicia venezolano y la instigación social, policial y familiar para acallar los maltratos. El año pasado se recibieron en el Ministerio Público 96.145 denuncias en materia de violencia de género

 

Las secuelas físicas en Katherine, una joven madre de dos niños, no son detectables a simple vista a pesar de que su pareja la maltrató por más de un año y medio y ahora vive oculta en un refugio para mujeres víctimas de la violencia en Venezuela.

Sus cicatrices psicológicas son mucho más evidentes.

Las lágrimas y los nerviosos estrujones de manos se incrementan en esta delgada joven que ilustra lo que expertos de la región han etiquetado como "pandemia" y que en Venezuela destaca como una deuda que grupos de género y el Gobierno intentan saldar a través de la invitación a la denuncia.

"Sufrí maltrato por parte del papá de mis hijos, tanto físico, verbal, como psicológico, tanto hacia a mí como a mi hijo. Fue muy traumático para mí y para él", relató Katherine.

"Me fui con lo que tenía puesto. No aguantaba más", agregó desde la acogedora habitación que ahora comparte con sus hijos en el Centro de Formación Angel de la Guardia, un espacio muy diferente al que conocía que es administrado por una asociación privada que acoge a mujeres amenazadas de muerte.

Los venezolanos padecen uno de los niveles de violencia más altos de Latinoamérica con 48 asesinatos por cada 100.000 habitantes; más de dos muertes cada hora.

Un estudio del Instituto de Investigaciones de Convivencia y Seguridad Ciudadana (Incocec), una organización privada que obtiene sus datos de encuestas, reveló que 25% de las víctimas que asegura conocer a su agresor dice que fue su pareja o ex pareja.

Según la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, el año pasado se recibieron en el Ministerio Público 96.145 denuncias en materia de violencia de género y se efectuaron 54.174 pronunciamientos penales de parte de los fiscales encargados de las investigaciones.

Las cifras contrastan con la relativa indiferencia de la sociedad por el maltrato doméstico, en un país mejor conocido por sus varias reinas de belleza y muchas mujeres en cargos públicos que por sus datos de agresiones de género.

"La curva sí ha venido ascendiendo en cuanto a las denuncias por violencia de género, pero no es que ahora haya más delitos, ahora las mujeres denuncian con más confianza", señaló Ortega en la inauguración de uno de los 40 despachos fiscales exclusivos para violencia contra la mujer.

Estudios replicados por la ONU Mujeres demuestran que una de cada tres mujeres en el mundo ha sido víctima de algún tipo de violencia.

"Y si en el contexto mundial la situación es grave, en América Latina y el Caribe los datos son alarmantes hasta el punto que podamos hablar de verdadera pandemia", agregó la agencia de Naciones Unidas.

Amargo silencio

Venezuela está lejos de conformar el "triángulo de la violencia" -la zona más peligrosa para ser mujer que integran GuatemalaHonduras El Salvador-, pero el silencio generalizado de las víctimas y las tibias respuestas institucionales atentan contra la prevención del problema.

La situación se recrudece dado los altos niveles de impunidad del sistema de justicia venezolano y la instigación social, policial y familiar para acallar los golpes, las intimidaciones o los insultos.

"Estamos muy mal. No hay cultura de pedir ayuda, muchas veces la misma familia, la misma policía te incita a quedarte con el agresor", dijo Francis Cohen, presidenta de Fundana, la organización responsable de manejar uno de los dos refugios para mujeres que funcionan en el país.

Las voces infantiles inundan el lugar, limpio, amplio y con una red de profesionales que soporta jurídica, médica y emocionalmente a las víctimas madres e hijos.

En un aula repleta de juguetes donados, los más pequeños hacen esfuerzos para aprender a hablar, caminar, lidiar con la presencia masculina, habilidades mutiladas ante el maltrato.

Venezuela ha logrado avanzar en materia jurídica y actualmente cuenta con una ley considerada progresista por su amplio espectro de protección y adelanta una nueva base estadística que por primera vez contabilizará de forma epidemiológica las agresiones de género.

La doctora Yurbin Aguilar, del Centro de Estudios de la Mujer de la Universidad Central de Venezuela, formó parte de la redacción de la primera ley de protección a la mujer venezolana hace 12 años y asegura que, aunque el país está un tanto rezagado, empezó a dar pasos valorables en prevención.

"El problema de violencia hacia la mujer decimos que es un problema cultural, de dimensiones macro y complejo (...). Nuestro país ha dado algunas respuestas, justas y necesarias, pero todavía nos queda mucho trabajo por hacer", dijo Aguilar.

Actualmente, además de ofrecer ayuda terapéutica a mujeres agredidas, Aguilar intenta un nuevo enfoque: intervención en la conducta del hombre agresor, un programa aún en desarrollo. Mientras tanto, miles de mujeres esperan pacientemente y en silencio la respuesta efectiva de las autoridades.

Ese es el clamor de Mayra, una madre de tres niños que abandonó sus estudios, su trabajo y su hogar por las amenazas de su ex pareja, quien llegó a ponerle un arma en la boca y apuñalarla en la pierna.

Ahora habita en un refugio junto a otras seis familias. "Estoy aquí porque estoy amenazada de muerte por mi ex pareja. Aún no han podido detenerlo y por eso estoy aquí hasta que lo detengan y yo pueda regresar a mi casa", dijo entre lágrimas, dándole la espalda a un equipo de Reuters televisión por temor a ser encontrada.

El Nacional

Título Original:Violencia doméstica en Venezuela es un problema cultural

Enviarme un correo electrónico cuando reciba comentarios –

¡Tienes que ser miembro de Amnistía Internacional Venezuela para agregar comentarios!

Afíliate Amnistía Internacional Venezuela

Comentarios

  • Claro Martha, eso es. Y es que la lucha no debe plantearse como un combate entre hombre y mujer porque nos necesitamos y nos complementamos. Pero para ello, ambos deben tener claro el rol a desempeñar por cada uno en la familia y fundamentalmente como pareja; qué debo yo dar según se espera de mi, asimismo que expectativas puedo tener o que espero recibir de mi pareja. Tener claro un patrón o modelo a seguir que a partir de allí nos ilumine el camino a seguir de tal manera que se puedan resolver las diferencias sin violencia, tomando actitudes inteligentes mediante las cuales hagamos valer nuestros derechos humanos como mujeres dignas que somos de todo su respeto y consideración. Que de esta manera, lo que está contenido en la Ley, lo hagamos valer cada día, en cada momento, en cada situación que se nos presente, donde por supuesto va a incidir indudablemente la educación y formación que se reciba al respecto.
  • Que interesante, además creo que vivimos afortunadamente una época de cambios de esquemas lo cual sin duda es una más a nuestro favor. En cuanto al aspecto de la denuncia considero que vamos muy bien encaminados, poco hemos ido apoderando-nos de los derechos que se nos confieren como mujeres, pero siento que debemos enfocarnos con mas insistencia a los patrones educativos y formativos que a la final son las bases de la sociedad. Es desde casa, enseñandole a nuestros familiares sobre estos cambios, es nuestra forma de hablar, de sentir y hasta de pensar. Particularmente considero que esto creara pequeñas brechas que nos ayudaran a acercar los pasos a una sociedad mas equilibrada y justa.
  • Este hecho de la violencia contra la mujer por los  integrantes del grupo familiar, especialmente la pareja, debe ser atendido con especial atención, si queremos tener una familia sana, segura, unida, capaz de desarrollar sus potencialidades en función de sus metas. La reciente Ley Orgánica sobre el Derecho de Las Mujeres a una Vida Libre de Violencia promulgada en marzo de 2007, mediante la aplicación de las Medidas de Protección y Seguridad así como de las Medidas Cautelares que contempla, trata de asegurar la protección integral a las mujeres víctimas de la violencia desde las instancias jurisdiccionales como bien se señala en el art. 2 numeral 3ª de la referida Ley. Son muchísimos los casos recibidos por la Fiscalía y procesados por los tribunales competentes, y esta protección es muy importante para deshacer situaciones que de de lo contrario, puedan tener un desenlace mucho mas violento y perjudicial para la mujer. Sin embargo, no hay que olvidar que una Medida dictada por un tribunal para poner fin al conflicto entre partes, no lo resuelve todo; muchas veces se generan efectos no queridos y esto lo que significa es que estas Medidas deben ser complementadas por instrumentos educativos eficaces, campañas de sensibilización y concientización que rompan la tradicional cultura machista y aquellos conceptos de subestimación hacia la mujer. La mujer debe seguir luchando porque el reconocimiento de sus Derechos Humanos sea cada vez más una realidad.

     

     

  • Excelente articulo!... soy Presidenta de la Fundación Blanca Nieve Sierra que funciona en Bqto Estado Lara, cuyo objetivo es informar y formar en materia de Violencia Basada en Género. Es alarmante que en la entidad Larense en lo que va de año han sido perpetrados 11 feminicidios, la realidad contrasta con el número de féminas asesinadas en el 2010 (42) sin embargo como venezolanas organizadas tenemos una ENORME reponsabilidad para luchar en contra de la VBG.
  • QUIERO DECIRLES QUE TODO CUANTO DIGO LO VIVÍ Y AUN LO VIVO PORQUE AL IGUAL QUE OTRAS MUJERES HE PADECIDO EN SU OPORTUNIDAD ESTE FLAGELO, Y COMO LO HE VIVIDO DOY FE DE TODO LO QUE DIGO, AFORTUNADAMENTE HOY DÍA DIGO ESTOY LIBRE DE VIOLENCIA, MI VIDA HA CAMBIADO RADICALMENTE PARA BIEN, TENGO UN HOGAR SANO, ESTOY SANANDO CADA DIA MAS, MI VIDA ES PROSPERA A PESAR DE QUE AUN TENGO QUE BATALLAR CON MI AGRESOR, MI EX ESPOSO A TRAVÉS DE LA LEY, A PESAR DE QUE MI LUCHA CONTINUA, NO DESMAYO, Y ME SIGO ENFRENTANDO POR LA LUCHA DE QUE MU HIJO VIVA, CREZCA EN UN HOGAR SANO Y SEA UN HOMBRE LIBRE, A PESAR DE QUE EL A TRAVÉS DE LA LEY ME LO QUIERA ARREBATAR .POR ESO QUIERO QUE MI HISTORIA SIRVA DE EXPERIENCIA Y LUCHAR LUCHAR MUCHO PARA QUE ESTE PROBLEMA DEJE DE SER ESO UN PROBLEMA, LUCHAR PARA CONSTRUIR UN MUNDO LIBRE DE VIOLENCIA Y UN MUNDO MEJOR DONDE PODAMOS VIVIR.
  • MAS DE SER UNA REALIDAD ES UN DIA A DIA SOBRE ESTE FLAGELO DE VIOLENCIA DOMESTICA, NECESITAMOS CAMBIAR PARADIGMAS Y CUANDO DIGO ESTO ME REFIERO A CREAR MAS CONCIENCIAS, COMO? HACIENDO SABER QUE NUESTRA CULTURA DEBE CAMBIAR, EN TODOS LOS ÁMBITOS, TANTO FAMILIAR, INSTITUCIONAL, GUBERNAMENTAL Y SOBRE TODO DESDE NUESTROS HOGARES, HAY MUCHO POR HACER ES CIERTO PERO NO HACEMOS LO SUFICIENTE AUN PARA CAMBIAR MAS LAS COSAS, EXISTE DEMASIADA APATÍA AUN, NECESITAMOS DIVULGAR MAS, EDUCAR, CAPACITAR SOBRE EL TEMA, HACER, HACER Y NO SOLO PALABRAS QUE SOLO SE QUEDAN PLASMADAS EN UN PAPEL O EN PALABRAS QUE SE LAS LLEVA EL VIENTO. LA LEY DE VIOLENCIA CONTRA LA MUJER A PESAR DE QUE EXISTEN ALGUNOS VACIOS ESTA MUY BIEN RADACTADA EN CUANTO AL CONTENIDO POR REALIZAR EN LOS PROCESOS, LO MALO ES Y DONDE SE ENCUENTRA EL MAYOR DAÑO SON ALGUNAS DE LAS PERSONAS QUE DEBEN EJECUTARLAS O LLEVARLAS A CABO Y NO SON MAS QUE LAS QUE EXISTEN EN LOS ORGANISMOS GUBERNAMENTALES, LA RECEPTIVIDAD QUE ESTAS TIENEN DESDE RECIBIR Y PLASMAR LA DENUNCIA DE LAS VICTIMAS HASTA LLEVAR A CABO LA MISMA, MUCHAS VECES CUANDO UNA MUJER VA A DENUNCIAR A SU PAREJA A SU AGRESOR PERO NO TIENE MORADOS EN ESE MOMENTO QUE DELATE EL HECHO COMO TAL NO SE LE DA LA INFORMACIÓN NI LA RECEPTIVIDAD ADECUADA A ESTA Y ESTO LO CONSIDERO MUY GRAVE YA QUE SE PUEDE ESTAR INCURRIENDO SIN QUERER EN SER PARTICIPE DE UN DAÑO FATAL, ES DECIR DE UNA POSIBLE MUERTE DE LA VICTIMA O DE QUE LLEGUE A REGRESAR AL LADO DEL AGRESOR. TOTALMENTE DE ACUERDO CON LA AMIGA ADRIANA Y OPINO QUE ESTE TEMA DEBE SER CONSIDERADO COMO UN PROBLEMA DE SALUD PUBLICA DE HECHO DARLE EL MISMO TRATO CON LEY COMO EL PROBLEMA DE LAS DROGAS, DEBERÍA SER INSERTA EN LA LEY COMO  EXIGENCIAS DE DICTAR CHARLAS, EDUCAR EN TODOS LOS ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS Y EMPRESARIALES, SERIA UNA MAYOR AYUDA Y APOYO PARA POR FIN COMBATIR ESTE PROBLEMA QUE ERRADICA Y COMIENZA DESDE NUESTROS HOGARES. SI TENEMOS HOGARES SANOS, TENDREMOS NIÑOS, NIÑAS QUE SE CONVERTIRÍAN EN HOMBRES Y MUJERES SANOS Y UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA, SEMBRANDO VALORES Y CONSTRUYENDO UN MEJOR MUNDO.
  • ES UNA REALIDAD QUE ESTREMECE A LAS FAMILIAS CADA VEZ MÁS. ES ALARMANTE QUE AL MENOS DOS VECES A LA SEMANA APARECE UN NUEVO CASO DE FEMICIDIO COMO CONSECUENCIA DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR, REGISTRADO EN LA PRENSA NACIONAL. ESTE PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA VA EN AUMENTO, CADA DIA SE RESPETA MENOS A LAS MUJERES.

     

    CADA DIA EN LAS FAMILIAS SE AFIANZA MUCHO MÁS LA VIOLENCIA, PORQUE ESTA ES LA ESCUELA FORMADORA DE VICTIMAS Y AGRESORES.

    HASTA QUE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR Y DE GÉNERO NO SEA TRATADA COMO UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA, Y QUE SEA ASUMIDO ASÍ POR LOS FUNCIONARIOS RECEPTORES DE DENUNCIAS, SEGUIRAN  MURIENDO MUJERES EN MANOS DE SUS PAREJAS O EXPAREJAS.

    HAY MUCHAS ORGANIZACIONES TRABAJANDO EN PRO DE AMINORAR ESTE PROBLEMA, PERO A LAS FAMILIAS NO LLEGA ESTA INFORMACIÓN.

     

    HAY QUE TRABAJAR MUCHO MÁS DESDE LAS FAMILIAS, Y DESDE LOS ORGANISMOS RECEPTORES DE DENUNCIAS.

    EN LA PRIMERA PARA QUE BUSQUEN AYUDA APROPIADA: LEGAL, PSICOLOGICA, ETC, Y EN LA SEGUNDA PARA QUE SE PENALICE AL AGRESOR Y SE LE BRINDE LA AYUDA ADECUADA. 

This reply was deleted.

Livewire